ansiedad infantil
La terapeuta Arantxa Coca en una sesión de juegos de producción y construcción.

ANSIEDAD INFANTIL

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN Y AGORAFOBIA, ANSIEDAD EXCESIVA, FOBIA ESCOLAR Y SOCIAL Y FOBIAS ESPECÍFICAS:

En el tratamiento para la ansiedad infantil que ofrecemos entendemos que el niño desarrolla la ansiedad como respuesta a situaciones que vive con demasiada responsabilidad, con presión o como amenaza. Así, por ejemplo, el niño con ansiedad generalizada tiene una personalidad que le hace ejercer una exigencia desmesurada hacia sí mismo: suelen ser niños con muy baja tolerancia a la frustración, muy sensibles a la crítica, brillantes en la escuela, buenos en el deporte y bien valorados socialmente. Pretender ser el niño diez lo convierte en un ser pendiente de sus actos y de los comentarios ajenos, con lo que su cuerpo y su mente entran en un estado continuo de hipervigilancia generador de ansiedad.

No sucede así con el niño con ansiedad por separación, que percibe su familia o bien a uno de sus padres (generalmente la madre) como un entorno frágil e inseguro al que debe proteger, con lo cual suele tratarse de un niño de carácter fuerte, a menudo contestón y mentiroso, capaz de desafiar a sus padres y manipular a la persona con la que siente el apego como si fuera una posesión. Estos niños se protegen del peligro que sienten sobre la familia y sobre sí mismos haciendo alianzas o apegos que incapacitan su autonomía emocional y física.

Las técnicas que se utilizan para el tratamiento de la ansiedad son diferentes según el tipos de respuesta ansiedad desarrollada, pero tienen en común el uso de las visualizaciones y de los juegos de producción y construcción. Las sesiones duran cuarenta y cinco minutos y son semanales. La duración del tratamiento depende de la edad del niño y del tipo de ansiedad manifestada (la ansiedad por separación, por ejemplo, es la más resistente al cambio y requiere más tiempo de tratamiento).